El Lactobacillus reuteri se utiliza para tratar los cólicos, esos episodios de llanto agudo sin causa aparente que se dan los bebés, sobretodo entre las dos semanas y los primeros cuatro meses de vida.

Se desconoce el origen de los cólicos que sufren muchos bebés (y sobretodo sus familias) pero existe abundante bibliografía médica que apoya la efectividad del Lactobacillus reuteri para tratarlos. Se cree que la eficacia de esta cepa probiótica es debida a su capacidad para modular la respuesta inmune y a su actividad antimicrobiana, que inhibe los microbios patógenos favoreciendo la colonización del intestino del bebé por parte de microorganismos beneficiosos. (Mu et al., 2018)

En un estudio realizado por el servicio de pediatría de la Universidad de Turín el año 2010, se demostró que en solo una semana de tratamiento con Lactobacillus reuteri se reducen significativamente los episodios de llanto incontrolado de los bebés que sufren cólicos. Estos efectos se mantuvieron durante las tres semanas que duró el tratamiento. En concreto, dicho estudio se realizó en un grupo de 46 bebés diagnosticados de llanto incontrolado: A 25 se les administró 10 gotas diarias de Lactobacillus reuteri y a los demás 10 gotas de un placebo. La administración de este probiótico causó una reducción significativa de los episodios de llanto y no se observó ningún efecto adverso mediante este tratamiento. (Savino et al, 2010)

Aunque son muchos los padres que utilizan este probiótico para tratar los cólicos cuya experiencia confirma los resultados de este estudio, también es necesario mencionar que otros investigadores han obtenido resultados contradictorios, como puede verse en este estudio llevado a cabo en el Murdoch Children’s Research Institute de Melbourne (Nation et al, 2017). En cualquier caso, ningún estudio ha cuestionado la seguridad de la administración de este probiótico. (Urbańska & Szajewska, 2014)

Esperamos que este artículo le haya sido de utilidad. Para más información sobre el lactobacillus reuteri para tratar los cólicos en los bebés, recomendamos la lectura de este artículo publicado por el doctor Varea-Calderón en la revista Acta Pediátrica (en español), el año 2014.

Recomendamos dos productos que contienen el probiótico Lactobacillus reuteri, estos son Reuteri y Casenbiotic.